“Tenemos que empezar a ganar”, dijo Trump el jueves, “Tenemos que empezar a ganar guerras de nuevo”. Lo que él proponía era ganar incrementando el gasto militar de Estados Unidos en un 9%, añadiendo la asombrosa cifra de 54.000 millones de dólares al presupuesto del Pentágono (que actualmente es aproximadamente de 600.000 millones al año). Declaraciones anteriores también sugieren que se utilizarán fondos adicionales para comprar más buques y aviones de guerra, aumentando el número de tropas terrestres estadounidenses y modernizando el arsenal nuclear.